Novedades del sector

Más del 81% de los campos de la Costa del Sol utilizan agua reciclada

Un estudio de la Cátedra de Golf de la UMA destaca los beneficios medioambientales y económicos de esta práctica, que genera más empleo que el sector agrícola

La Cátedra de Turismo de Golf de la Universidad de Málaga (UMA) ha elaborado un informe sobre los beneficios medioambientales, económicos y de ahorro de la utilización del agua reciclada para el riego de los campos de la Costa del Sol Occidental. Este documento, al que Costa del Golf ha tenido acceso, cuenta con 259 páginas donde se analizan el marco territorial, la regulación de las cuencas hidrográficas, el balance hídrico actual, el consumo de agua en campos de golf o el empleo que genera este tipo de riego, entre otras cuestiones. El trabajo, impulsado por la empresa pública de aguas dependiente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, Acosol, junto a la Real Federación Andaluza de Golf, revela que el uso de agua reciclada en los campos de golf supone una creación de empleo del 0,45 por ciento, mientras que en el sector agrícola únicamente alcanza el 0,3 por ciento.

Más del 81 por ciento de los campos de golf analizados usan agua reutilizada en todo su recorrido, mientras que sólo un cinco por ciento de los campos no utilizan nada de agua reciclada para el riego. El estudio describe las cuencas mediterráneas andaluzas, su balance hídrico y sistema de explotación, además del encuadre geográfico de los municipios en los que se ha señalado su especialización industrial y agrícola mediante el cálculo del índice de Nelson y la descripción de sus campos de golf mediante variables económicas (VAB y empleo), superficie ocupada, cantidad y tipo de agua consumida y eficiencia en el riego. Atendiendo a esas variables se han caracterizado también las actividades agrícolas e industriales presentes para efectuar un análisis correlacional. Esto, a su vez, ha permitido realizar un análisis comparativo bajo la hipótesis de utilizar las aguas regeneradas en los cultivos y de correlación de las actividades económicas asociadas a los campos, bien sean en modelos turísticos hoteleros o residenciales.

Esta metodología de estudio ha propiciado una serie de resultados y conclusiones «muy interesantes», según explica la presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y de Acosol, Margarita del Cid, que incide en que este tipo de estudios «ponen de manifiesto el éxito en la colaboración con el resto de instituciones implicadas en el Observatorio del Golf». El informe destaca la idoneidad del riego de los campos de golf con agua regenerada. Para el consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, este proyecto es el primero de muchos que irán en esta línea: «Acosol formará parte y liderará iniciativas a nivel provincial, regional y en un futuro próximo, nacional, gracias a la labor que realiza en el riego de campos de golf mediante el uso de agua regenerada».

Según el presidente de la Real Federación de Golf de Andalucía, Pablo Mansilla, el Observatorio debe servir como herramienta de divulgación dirigida a aquellos que no están relacionados con el sector del golf o que no creen estarlo: «Ha de ser capaz de hacer ver a la sociedad la importancia que para la economía andaluza y de la Costa del Sol tiene el sector del golf; la generación de empleo y de riqueza que produce y, entre otras cuestiones, su verdadero impacto ambiental». Por su parte, Josefa García, directora de la Cátedra de Turismo de Golf de la Universidad de Málaga (UMA) y vicedecana de la Facultad de Turismo, ha indicado que están intensificando la relación con el tejido empresarial para convertirse «en un motor de desarrollo económico y social, superando aquella concepción ancestral de que la Universidad y la sociedad caminan por sendas separadas».

Un beneficio medio de 850.000 euros anuales

Según el informe, la media de los beneficios en los campos de golf estudiados se sitúa en 850.000 euros anuales y la lista de recorridos más rentables la encabeza Las Brisas, en Marbella. Los meses de mayor grado de ocupación asociada al turismo de golf son octubre, noviembre, marzo y abril. Existe una correlación prácticamente lineal (99 por ciento) entre el valor agregado bruto de los campos de golf y la productividad del agua utilizada en el riego, de manea que si aumenta una variable la otra lo hace en la misma proporción. Según el estudio, esta correlación es menor cuando se mida el valor agregado bruto de los cultivos con el agua consumida (86 por ciento). Es decir, según el estudio, que el agua utilizada en la agricultura de regadío en la Costa del Sol obtiene una productividad menor que la que se destina a los campos de golf. «Acosol realiza una clara apuesta por el turismo sostenible y también por el respeto al medio ambiente con los servicios prestados en los once municipios mancomunados con la reutilización de agua reciclada para el uso de riego en campos de golf y en zonas ajardinadas. Somos un referente europeo en esta materia gracias al trabajo y la eficacia de la plantilla», explican desde la Mancomunidad. La labor de riego con agua reciclada de Acosol ya le ha permitido promocionarse en ferias especializadas como empresa pionera en esta práctica, cada vez más extendida y que será obligatoria en el futuro

Investigación

La investigación no se limita al momento actual, sino que utiliza estimaciones a 2027 del consumo de agua de acuerdo a las previsiones efectuadas de los campos y de las actividades asociadas. El informe permitirá prevenir cualquier deterioro adicional en la cantidad y calidad del agua, que se gestionará teniendo en cuenta las características de la cuenca hidrográfica detalladas en el documento. A su vez, el análisis servirá para obtener información y establecer políticas de precios con las que todos los usuarios contribuyan de forma adecuada al coste de los servicios del agua. La Costa del Sol Occidental dispone de 48 campos de golf pertenecientes a 40 empresas. El informe destaca que todos estos recorridos se concentran «en una reducida área geográfica, como en ningún lugar de Europa».

El aumento de población y la irregularidad de las precipitaciones de la zona, en el marco del clima mediterráneo, ha dado lugar a varios años secos consecutivos. Los técnicos de la UMA encargados de elaborar el informe revelan que, aunque el suministro de agua está garantizado, habrá problemas de falta de agua en años venideros. El estudio analiza el consumo de agua en 17 de estos campos, con 261 hoyos y un consumo superior a los 3,6 millones de metros cúbicos al año, lo que hace una media de 13.863 metros cúbicos anuales por hoyo, unos 5.000 metros cúbicos por debajo de la estimación de consumo del Plan Hidrológico de la cuenca mediterránea andaluza.

El informe fue presentado el mes pasado en Marbella y sostiene que en los municipios de la Costa del Sol Occidental la utilización del agua para riego tiene una rentabilidad mayor si se destina a campos de golf tanto si se mide la creación y mantenimiento de puestos de trabajo como si se toma en cuenta el valor añadido. Acosol, que pertenece a la Mancomunidad Occidental de Municipios, riega con agua reciclada 700 hoyos de golf en la comarca, además de zonas verdes emblemáticas como los parques de La Paloma, en Benalmádena, o el de Los Tres Jardines, en Marbella. Fuente: Alberto Gómez