Entrevistas

La gerente del Campo de Golf de Maspalomas y miembro del consejo asesor de Turespaña (1977) se muestra partidaria de que los empresarios puedan construir nuevos hoteles para satisfacer la demanda y así poder luchar contra destinos emergentes como Turquía. Asimismo, aboga por la creación de más campos de golf para hacer frente a la incipiente demanda de los jugadores que durante el invierno visitan las Islas para practicar este deporte cuando en sus países no pueden hacerlo.

Usted lleva ya un año en el consejo asesor de la empresa pública Turespaña. ¿Qué valoración hace?

La valoración es muy positiva. Es un consejo asesor que se ha creado para que miembros de empresa privada trabajen en conjunto con una empresa pública. Debatimos por casi todas las decisiones que hace Turespaña y nosotros nos encargamos de dar ese perfil del empresario privado. Creo que se han hecho muchas cosas en este último año, se han introducido cambios para mejorar y se han realizado propuestas muy interesantes de la mano de los empresarios.

¿Cuáles son los proyectos que tienen preparados para promocionar la Marca España?

Se va a hacer una acción a nivel mundial con los deportistas que han jugado en equipos españoles. También se han reorganizado las oficinas españolas de turismo que hay en el exterior ya que algunas de ellas no estaban dando el rendimiento esperado, por lo que se han reubicado en destino donde puede haber un turismo emergente. La verdad es que creo que se está trabajando muy bien y se está viendo sus frutos.

¿Son los deportistas los mejores representan de España en el extranjero?

No son sólo los deportistas. También estamos muy volcados en el tema de la gastronomía, de la salud, también en la actividad rural combinada con la alimentación. Sobre todo las campañas de promoción están muy orientadas a vender la experiencia que se vive en España. Ya no se viene solamente a por el sol y la playa, sino también por las experiencias que se pueden vivir en cada pequeño rincón de España, que están muy ligados a la maravillosa gastronomía española.

Hablaba antes de que la llegada del sector privado está dando sus frutos y los datos reflejan la llegada de turista no deja de crecer. ¿Qué se está haciendo para evitar que el visitante elija otros destinos?

Seguir vendiendo marca España, seguir promocionando. Porque, como digo yo, si Coca Cola sigue haciendo publicidad por algo será. No podemos bajar la guardia. Tenemos que seguir dando a conocer nuestro país y llegando a todos los rincones del mundo, porque el mundo es muy grande y todavía hay sitios donde no nos conocen.

¿Cuáles son los mercados emergentes en los que se va luchar para traer turistas?

Hay muchos, pero en este asunto vamos de la mano de las compañías aéreas, dependemos de la conectividad que haya porque eso es básico para promocionar un destino. Pero, por ejemplo, se está planteando Sudamérica. Se van a abrir oficinas satélites con una persona para empezar, para afianzar las relaciones y comprobar si hay negocio o no en países como Perú. También nos estamos moviendo por Qatar y otros países emergentes para ver cómo responde el turismo.

¿Cómo piensan contrarrestar la posible caída del turismo ruso por el conflicto bélico con Ucrania?

Lo hemos valorado en varias ocasiones, pero la apuesta es seguir hacia adelante. Con Rusia hay incertidumbre, pero la verdad es que todavía llegan muchos visitantes a destinos consolidados como Barcelona y Cataluña en general. Puede ser que cambie en algún momento, pero lo que te puedo decir es que vamos a seguir con la misma planificación que hay.

Y si en España el turismo va viento en popa, en Canarias se registran cifras de récord y parece que el turismo nacional se recupera.

Creo que se está recuperando y que la recuperación la estamos viendo todos. Yo en Maspalomas lo veo, porque realmente este año ha venido mucho más turismo nacional que el año pasado. Sólo hay que ver las cifras, con una subida del 10,2% que creo que no está nada mal.

¿Cuáles son las previsiones de cara al invierno?

Son muy buenas. Tenemos muchísimas reservas para la temporada alta, igual o mejor que las que tuvimos el año pasado cuando estuvo todo vendido.

¿Se ha llegado a un tope?

En invierno poco se puede mejorar.

¿Cómo se podría mejorar?

Promocionando el verano, donde todavía hay una gran capacidad. Existe un desconocimiento de que en Gran Canaria se puede jugar al golf a 24 grados durante todo el verano. Y realmente eso lo comunicamos, pero cuesta que cale.

Hay empresarios que se quejan de las moratorias, que tenemos una oferta alojativa obsoleta y que estamos perdiendo competitividad.

Yo no lo entiendo [las moratorias]. Algunos turoperadores me hablan de que tienen problemas para contratar camas en invierno, y si no hay cama no hay jugadores de golf. No entiendo cómo no se construyen más hoteles cuando hay una demanda tremenda. No entiendo este freno que le ponen al empresario privado.

Además hablan de Turquía como principal competidor.

He estado allí y tienen unos campos de golf espectaculares y una planta alojativa maravillosa. Como no nos pongamos las pilas...

¿Qué habría que hacer para ser más competitivos?

Más hoteles y más campos de golf. Lo que el turista demanda. Yo siempre digo que un empresario nunca va a invertir su dinero en algo que no vea rentable. Nadie invierte para perder el dinero. Siempre y cuando esté acorde con la legislación. Entonces no sé por qué se le pone freno cuando realmente hay una demanda tremenda y soy consciente de que muchos turoperadores no ofertan más plazas porque no encuentran camas, y si no hay camas no hay vuelos. Es el pez que se come la cola.

Sobre el golf, ¿qué situación vive el turismo de este deporte en Gran Canaria?

Es un turismo que está creciendo. El año pasado fuimos nombramos por la Asociación de Turoperadores de Golf como un destino consolidado. Y realmente Gran Canaria es un destino de golf porque ya tiene siete campos. Lo que le gusta al golfista es jugar en campos diferentes, en escenarios diferentes, y Gran Canaria tiene ese valor añadido. No tiene nada que ver Maspalomas, que es llano, junto a las dunas, un campo tipo inglés; con, por ejemplo, un campo como El Salobre, un tipo más americano, más desierto. O como Meloneras, que tienes unas vistas al mar impresionante.

Ya el año pasado hablaba usted de crear un nuevo campo de golf. ¿Hay novedades con respecto a ese proyecto?

No puedo adelantar nada porque no se ha avanzado mucho más. La idea es crearlo en Santa Águeda, entre Pasito Blanco y Arguineguín. Es un valle muy bonito. Hay una posibilidad pero no puedo contar más.

En la década pasada se realizaron torneos internacionales para promocionar el golf en Gran Canaria en el extranjero. ¿Se ha valorado volver a organizar este tipo de eventos para atraer más golfistas?

Realmente hemos seguido otras estrategias, más de ir de la mano de los touroperadores y de la prensa, no hacer tanto evento sino atraer más al turismo que está fuera. Y también está el precio de organizar eventos internacionales de ese tipo en Gran Canaria, porque tienen un coste muy elevado, por lo que debido a los presupuestos no lo hemos planteado.

¿Cuál es el perfil del visitante que practica este deporte?

En la actualidad es una persona de edad avanzada, de origen alemán y escandinavo la mayoría. Y suelen ser profesionales liberales, como abogados o médicos, e incluso jubilados. Pero también hemos observado que cada vez hay más jugadores jóvenes. Los escandinavos por ejemplo tienen un perfil más joven, que suelen venir tres veces al año para jugar a este deporte porque en sus países no lo pueden hacer durante todo el invierno. Además es un turista que suele repetir.

¿Qué porcentaje de los turistas que vienen a las Islas lo hacen para jugar al golf?

Podíamos hablar de un 3, 4 o un 5% en algunos casos. La importancia está en el beneficio que genera, porque es un turista que gasta unas cuatro veces más que un turista medio, que destina 100 euros cada día que juega el golf. A ello hay que unir el gasto en otras actividades como taxis o restaurantes. Fuente: http://www.laprovincia.es/